Sobre la educación

Tras leer varios blogs con bastantes comentarios, me entra mucha envidia 😛
Me consuela que he estrenado el blog hace apenas dos días y ya lo he puesto más bonito que el básico. Además de que ya he empezado a hacerme publicidad 🙂

Oyendo: “El comediscos” en Europa FM

Bueno, vamos al tema de hoy, un tema profundo como pocos (a ver si con estos temas que invitan por sí mismos a participar aparece algún comentario).

La educación está mal. Yo soy un producto de la LOGSE que acaba de empezar la universidad y estoy bastante desilusionado con la educación que he recibido hasta ahora.
Analicemos las razones:
Hace más de 30 años, el sistema educacional español, estaba planteado de forma que los alumnos podían mantener ritmos individuales. Todos iniciaban la escolarización a la misma edad, pero si alguien se atascaba en algún curso no había problema, el sistema ya habia pensado en ellos y SE CONTABA con que repitieran, es decir, era un sistema exigente que en la práctica permitia que los alumnos más brillantes pasaran sin repetir y llegaran a la Universidad con 16 años.
Actualmente, el sistema es para gilipollas. Se asume que la juventud no tiene porqué elegir ir a la universidad y se prepara a TODO el mundo (sí, incluso en colegios privados) como si fuera a ir a poner ladrillos (que es una profesión tan buena como cualquiera, pero que no requiere formación académica especial).
Esto provoca, en la práctica, que alumnos que tienen potencial para hacer Aeronaúticas se queden en el camino por pereza. Porque en realidad eso es lo que provoca el sistema actual, pereza.
Si lo pensais, durante la primaria y el primer ciclo de ESO se absorben los conocimientos con mucha facilidad, lo que supone que durante el periodo que se debería empezar a usar las tácnicas de estudio el alumno prefiera leerse un par de veces el tema o par de temas que le entran para el día siguiente.
Durante el segundo ciclo de la ESO, el estudiante descubre que las notas no son tan buenas como eran hacía dos años, pero aún no es preocupante, todavía lo puede manejar. Aún saca alguna nota destacable con su sistema de leer el día anterior pero lo normal es que roce el 6 – 7 con algún valle hasta 4, pero generalmente los profesores con eso te aprueban (¡Pobrecito! ¡Ha sacado un 4! Bueno, el caso es que se esfuerza… y mira tiene una positivo de que salió a la pizarra…)
¡Y UNA MIERDA!
El mundo no funciona así. A los 10 años hay que enseñar al chaval cómo se estudia. Para ello tendrían que estudiar como si lo fueran a necesitar el resto de su vida, aprender como funciona el mundo y para que sirve cada materia (por ejemplo, se les podría explicar que la geografia sirve para elegir el lugar al que vas a ir de vacaciones y para dibujar mundos imaginarios). Pero nada de mariconadas de “Conocimiento del Medio de Madrid” (o de Cataluña que tanto da) Se estudia TODA España en el primer ciclo y TODA Europa en el segundo.
Y la Historia lo mismo. No me puedo creer que después de dar Historia durante 3 años en la ESO (no, no repetí esque a mi sólo me toco geografia en 4º, y no vi ni un mapa :-S ) Ni una sóla vez he estudiado las grandes guerras mundiales que convulsionaron el mundo durante el siglo XX. Como mucho he visto la repercusion que tuvieron en España (cuando Franco, basicamente). El Holocausto Nazi, La guerra de los 30 años, Las Napoleónicas (sólo la guerra de independencia contra Pepe Botella) y un largo etcétera de historia mundial…
Todo esto son lagunas en mi formación que tanto la Universidad como yo mismo nos tenemos que esforzar en cubrir. Si lo pensamos, la solución más lógica sería permitir a las universidades (que son las que en la práctica tienen problemas) organizar toda la educación.

Y es que la raiz de todo el problema son dos valores que se han perdido:
– Respeto
– Responsabilidad
De ambos tienen la culpa los padres, más que el sistema.

El primero, el respeto, es el que más claramente se aprecia. Coge a cualquier niño menor de 10 años (es en los que más choca, aunque los mayores también pasa) y llámale la atención después de que haya hecho algo manifiestamente mal, como pegar a otro niño. En el mejor de los casos no te hará ni puto caso, en el peor se lanzará contra tí como un maniaco homicida buscando arrearte un puñetazo en los huevos con sus pequeñas manecitas. Tu por supuesto tienes que buscar rápidamente a alguien que conozca al chaval, su profesor o su madre, que te dirán rápidamente que “qué LE has hecho”. Ni se te ocurra arrearle un soplamocos tu mismo porque el niño, en vez de arrepentirse, irá corriendo a su madre que en el mejor de los casos te abroncará por pegar a su niño. Y claro, con lo que desde luego no cuentas es con que el niño se te plante delante con la cara roja (la parte izquierda, por el jostión que le has dado motivado por el miedo a que te cape, la derecha de indignación, porque ningún adulto le había pegado en su vida, ni cuando le intentaba arrancar las pelotas) y te suelta una retaila de palabrotas que acojona oir de la boca de un niño, parece el hijo del diablo, mientras te promete que te denuncia por maltrato infantil y por agresión sexual. Y tu claro, con lo del maltrato vale, se lo merecía, pero como vaya por ahí el puto crío diciendo aquello de “me tocó” (en el sentido de palpar, claro) te ves en la cárcel acusado de pedofilia y asesinado días despues por los otros presos, porque claro, la madre no te va a creer a ti que eres un desconocido. Y claro, te arrepientes. Te arrepientes no del joxtión (que te has quedao muy agusto) si no de haberle llamado la atención cuando le metia la paliza al otro niño.

La Responsabilidad quizá se aprecie mejor cuando valoras la actitud de tus ex-compañeros de clase respecto al quehacer en casa. ¿Quién hace las camas por las mañanas? ¿Cada uno la suya? Me temo que la mayoría reconocerá que en su casa hace todas las camas la madre, por la mañana antes de ir a trabajar (además de preparar desayunos…).
Y es que por ahí se empieza. Esas pequeñas cosas como pueden ser el hacer las camas por la mañana, son las que al final muestran si alguien es capaz de asumir responsabilidades y deberes (que en el fondo, son lo mismo). Un chaval que se pasa el día viciandose al ordendor (aunque sus padres le consientan) y viene al día siguiente con una nota de falta de tareas (es decir, que no ha hecho un puto ejercicio en toda la tarde) no es responsable y aún se puede controlar.
Otro chaval que después de salir de casa a las 8:00 de la mañana como todos los días y que te llamen del colegio para averiguar el porqué de la falta de asistencia, tampo es un chaval responsable, pero va a ser muy dificil que le arreglen.

Reconozco que esta última parte de la Responsabilidad la tengo mucho menos trabajada, pero la verdad es que de todos los problemas que le veo a la juventud, el que más me duele es la falta de respeto por todo. Les de igual que tengas 8 , 10 u 80 años más que ellos, que seas policia o que seas nobel de fisica por tus investigaciones en fisica-cuántica…
Para ellos, que son el centro del universo, estas por debajo de ellos y ¿Por qué? Porque sus padres no le supieron arrear un guantazo en el momento adecuado.

Anuncios

3 comentarios to “Sobre la educación”

  1. No estoy nada de acuerdo con la teoría del guantazo, (a mí no me los han dado, sino que me han enseñado a ser consciente de las cosas, y sé lo que debo o no debo hacer. Lo tengo muy claro y siempre lo he tenido) aunque sí es cierto que actualmente hay muy poco respeto por todo. Pero es un cúmulo de factores, no sólo es por los padres…

    Lo que le pasa a la gente es que se les ha olvidado pensar. Ya no usan el cerebro, sólo ven la tele y hacen “beeee” como las ovejas…

  2. E-DWARF Says:

    Bien, vale, reconozco que el guantazo no es necesario pero a determinadas edades, y en determinados momentos, la terapia de shock que aporta un guantazo, no lo iguala nada.
    Si bien es cierto que un chaval bien llevado no ha tenido que recibir uno nunca, el guantazo, desde hace miles de años ha sido un recurso educador inestimable.
    De cualquier forma, para que sirva realmente, el guantazo debe ser ejecutado por una persona con cierto poder moral sobre el receptor. Y este no es necesario que sea fuerte, de ninguna manera. Me refiero a que no debería causar dolor, sólo tiene que dejar claro que se ha hecho algo mal.
    Aunque también creo que pierde efectividad si se recurre a él con fecuencia, pues pierde el efecto shock.

    Coincido contigo en lo de la tele. Yo personalmente sólo pongo la tele para ver cine una vez a la semana :-S Personalmente, no entiendo cómo la gente tiene tan poco que hacer como para pararse horas y horas delante. Yo me aburro y me entran todos los agobios de lo que me queda por hacer 😉

    Por cierto, te agradezco mucho el comentario. Pensaba que no me leia nadie :_). Gracias.

  3. Es que has llegado muy de golpe. Si no llega a ser por el comentario, ni me entero, oches xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: