Carta desde (Tes)Salónica

Escribo esta entrada sin conexión Internet, ya la subiré cuando vuelva a Atenas pero la situación actual en Grecia es bastante complicada.

El Sábado por la tarde teníamos los billetes para venir a Tessalónica para el cumple de una muy buena amiga de Patras (Feliz cumpleaños!) pero no nos esperábamos lo que nos íbamos a encontrar al llegar.

Conforme llegamos Salónica era ya tarde y después de 6 horas de tren, sólo teníamos ganas de darle la sorpresa y los regalos a Gema, cenar algo, un poco de fiesta y dormir (sobretodo dormir). Así que conforme llegamos nos fuimos todos (16 personas, incluyendo los italianos que también estaban de visita) a cenar a una taberna griega con música de buzuki y guitarra y canciones tradicionales. Estábamos acabando de cenar cuando los que estaban en la parte más próxima a la calle vieron gente corriendo, tropezando y oyeron unas explosiones. Alguien gritó ¿No os pican los ojos? ¡Están usando gas! Cuando giré la cabeza la mitad de la mesa estaba corriendo al otro lado del plástico que separaba el restaurante de la calle y notaba como se me empañaba la vista.

Cogí mi abrigo y salí corriendo también. Para cuando salí del restaurante ya no sabía dónde habían ido los demás y la garganta me picaba mucho. Los ríos de vino griego que corrieron alegremente durante la cena sólo ayudaron a desorientarme. Cuando llegué a la esquina algunos metros después vomité por el efecto del gas. Cuando me noté algo mejor seguí corriendo para volver a pararme algunos metros después para vomitar otra vez. En cuanto pude corrí otra vez para alejarme lo más rápidamente posible del gas. Un par de manzanas después me paré a respirar, mocarme y tratar de localizar al resto. Lo único en lo que podía pensar es ¿Por qué coño nos han gaseado?

Tenía mi móvil griego sin batería así que sólo podía recurrir al español y a los números de la gente del EILC. Llamé a Adam para ver donde se habían metido. Olvidé las gafas en el restaurante, así que tenía que volver. Por suerte parecía que el gas ya se había disipado bastante. Quedamos allí, recogí las gafas y nos reunimos con el resto. Vaya forma de celebrar un cumpleaños.

Parece ser que algunas horas antes la policía de Atenas había matado a un joven de unos 16 años que tiró un cóctel molotov a un coche patrulla. En pocas horas empezaron las revueltas de estudiantes en toda Grecia. Parece que en estos momentos hay una competición no oficial para ver cuál de las ciudades más grandes de Grecia es capaz de armarla más gorda (entre Patras, Tessalónica y Atenas). De momento parece que lo peor se lo está llevando Atenas.

Anuncios

Una respuesta to “Carta desde (Tes)Salónica”

  1. Cuando he leído en el periódico el tema de los disturbios lo primero que me ha venido a la cabeza era saber cómo estabas. Me tranquiliza bastante saber que estás bien, tío. A pesar de haberte comido un gasazo por parte de la poli.

    Suerte y espero que todo se arregle por esos lugares. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: